OPINION DAVID GILMOUR

ON AN ISLAND WORLD TOUR 2006

GALERIA FOTOS 

JUAN DE DIOS VALDES - ELCHE     www.facebook.com/JuanDeFloyd

 

ROYAL ALBERT HALL (LONDRES)   29 MAYO 2006

Son las 6 de la tarde. Me dispongo asistir al principal motivo de mi viaje. el concierto de David Gilmour en el  ROYAL ALBERT HALL.

Es una tarde un poco fría, cae una ligera lluvia desde hace unas horas, pero ha decaído en el momento de nuestra marcha.

En la habitación, dejo mi cámara digital, por si puedo tener problemas en la entrada, gran error el mío.

Salimos del hotel y vamos a píe, atravesando HYDE PARK. Ya la emoción empieza hacer mella en mí.

Llegamos al RAH. Podemos apreciar, como se levanta, majestuoso, detrás de nosotros, esperando ofrecernos una memorable noche, para nuestro recuerdo.

Unas banderas con el anagrama de DAVID GILMOUR, otean en el horizonte.

Damos unas vueltas por sus alrededores, el RAH, es en verdad, un aforo soñado para un concierto de esas características, con su forma  circular, con su imagen, con toda su historia encerrada entre sus paredes.

Entramos en la tienda de merchandise, para ver precios para comprarme algo a la salida.

Me fijo en una camiseta, aunque hay otras mas bonitas, pero ésta tiene la imagen de GILMOUR, con el RAH, y las fechas de los días de los conciertos, ya que actúa tres días seguidos, por lo que ya tomo la decisión de comprarla, por el recuerdo de lo que significa, más el programa del WORLD TOUR 2006.

Se demora un poco las aperturas de las puertas hasta las 7 de la tarde, y ahí es cuando viene nuestra mayor sorpresa, pues empezamos a entrar al recinto, sin pedirnos la entrada, sin ningún control de seguridad, sin ninguna acreditación.

Es cuando vino mi lamentación, de haber dejado la cámara en el hotel, por lo cual nada más hago unas cuantas fotos con el móvil de mala calidad.

Damos una vuelta por el interior del recinto, visionando sus pasillos, sus habitaciones, por ejemplo, como la habitación del PRINCIPE DE GALES, que dispone allí, pero por supuesto, solo por fuera, sin entrar dentro, pues esta cerrado. No en vano hay visitas turísticas con guía casi diarias para visitar el RAH.

Nos disponemos ya a sentarnos en nuestra butaca, como he comentado, sin nadie solicitarnos nada, hay un cd single de SMILE de regalo encima de cada asiento, por lo que es muy bienvenido el detalle.

Quedan ya sobre unos quince minutos para empezar el espectáculo, empieza a llenarse el recinto, despacio, pero sin pausas. A mi lado esta mi compañera, a la otra parte, un señor italiano, que lo deduzco por unos apuntes que escribe, ya que no menciona palabra en toda la noche. Entran unos chicos portugueses, con bastantes nervios, se les nota muy entusiasmados, como viviendo un sueño, no paran de hacerse sonrisas unos a los otros. Me alegro de no ser el único que vive esa emoción.

Estoy sentado en un buen lugar, aunque cualquier parte es buena, por su distribución. Es en un lateral, con muy buena visibilidad y cercano al escenario, pero no lo suficiente, para poder disfrutar de los efectos de luces.

Solo 5 minutos para empezar. Se hace aviso que por favor nada de uso de cámaras y teléfonos móviles, ya que se va a grabar el concierto para un posterior dvd. Que suerte cuando se editara, apareciera, aunque fueran unos instantes.

Se apagan las luces. Se hace el silencio. Se escuchan ruidos de fondo. Es un palpitar, como un corazón, es sonido de cajas registradoras, son risas, si, es SPEAK TO ME/BREATHE!!!.

Aparece GILMOUR con sus colaboradores y empieza el concierto. La gente ovaciona los primeros inicios de la canción. El grupo queda colocado de izquierda a derecha, con PHIL MANZANERA, GUY PRATT, STEVE DI STANISLAO colocado en segundo plano, DAVID GILMOUR, RICHARD WRIGHT, JON CARIN, también en un segundo plano y DICK PARRY cuando hacia acto de presencia.

Seguidamente, empieza la apertura de TIME y suena como en sus mejores tiempos, con la voz de WRIGHT cantando en sus estrofas originales del disco. Termina la canción con BREATHE REPRISE.

DAVID anuncia que se retiran unos instantes para salir a interpretar su nuevo disco ON AN ISLAND íntegramente.  Mientras se retira momentáneamente, se escucha ya los primeros sonidos de la primera canción, la instrumental, CASTELLORIZON. Vuelve aparecer y hace los solos de guitarra.

Siguiendo el orden del cd, interpreta ON AN ISLAND, con la aparición de sus dos primeros invitados de la noche, DAVID CROSBY y GRAHAM NASH. Hay un momento cómico en que tienen que entrar a cantar, no lo hacen, dejando a GILMOUR solo, con lo que el se les queda mirando y les hace una sonrisa.

THE BLUE es la siguiente. Se quedan los dos invitados haciendo coros, con un sensual y envolvente final.

Cambia un poco el orden del cd, e interpreta RED SKY AT NIGHT, tocando el saxo DAVID, colocándose a la derecha del escenario, lugar que ocupara después el  viejo amigo PARRY. Hace una buena interpretación.

Continúa con THIS HEAVEN, con GUY PRATT, usando un contrabajo.

 Ahora, quizás para mi gusto, la canción mas emotiva que interpretó de su nuevo disco, la que mas levantó a los presentes de sus asientos, hasta mi socia, que sin gustarles mucho todo lo derivado de los FLOYD se emocionó, hasta brotar unas pequeñas lágrimas de sus lindos ojos, THEN I CLOSE MY EYES. No tiene nada que ver casi esta canción con la original, parece hasta una canción diferente, con otro ritmo, otra melodía, es de esas canciones, que aunque después tengas la oportunidad de escucharla en audio, no tiene la magia de un directo, se tiene que vivir ese momento, ese ambiente. Incluye la aparición por primera vez de PARRY al saxo, con un bonito toque de teclados de WRIGHT, con la primera ovación cerrada de la noche, con la imagen de ROBERT WYATT a la corneta, sentado en su silla de ruedas, más de 30 años después de su desgraciado accidente. Todavía, se me eriza la piel, de ese momento vivido, de su interpretación, del sentimiento expresado, y vivido por todos nosotros, gracias WYATT, por ofrecernos esos instantes.

SMILE  es la siguiente, sin grandes sobresaltos, con su sencillez.

Suena, quizás la canción más FLOYDIANA del disco, TAKE A BREATH, que en directo, es mucho más potente que en la grabación, más efectiva, demoledora, acompañado de los mejores momentos escénicos de la noche, pues quitando un láser de luz en THE BLUE, no había aparecido nada de mención.

Termina esta primera parte con A POCKETFUL OF STONES y con WHERE WE START, con nada más significativo que resaltar.

Una primera parte, quitando algunos momentos, bastante insulsa, pues, siendo objetivo, hay que reconocer que ON AN ISLAND, es un disco aceptable, sin mas, un poco lento y demasiado tranquilo, entonces, en directo, todo el disco integro, quizás suene un poco aburrido, pero bueno, DAVID, quiere demostrar su nuevo material y lo veo muy correcto. Aunque como veremos posteriormente, ignoró completamente sus dos anteriores obras en solitario, por lo cual, si defiende su propia carrera, debería haber incluido algunas en el repertorio, como la excelente MURDER. En fin, siendo sinceros, la gente va a escuchar todo lo máximo que tenga relación a lo viejo FLOYD, no sus creaciones.

Se retiran para un pequeño descanso y empezar la segunda parte del show, pero, se hizo eterno, pues duro, sobre cuarenta minutos!!! La gente, ya estaba un poco impaciente. Observaba en estos momentos, el grupo de portugueses que entraron, pues no estaban sentados juntos, sino unos cuantos delante de mi, y los otros, detrás, sus gestos de complicidad y goce de lo que estaban admirando. Pero todavía, no había llegado lo mejor.

Por fin, se apagan otra vez las luces, se escucha, una apertura,  casi de mi infancia, pues lo tengo en mi memoria, desde años muy adolescentes,

SHINE ON YOUR CRAZY DIAMOND. Hace unas variaciones en el inicio, y en el momento de cantar, lo hace sin música, solo con el acompañamiento de la guitarra, con la ayuda en los coros de CROSBY Y NASH, que vuelven aparecer, terminando con el magistral sólo de PARRY, con los dos saxos, cambiando de uno a otro. Gran canción, para nuestro empezar de recuerdos nostálgicos.

Una de las sorpresas de la noche, la interpretación, quizás por primera vez en directo, antes de esta gira, pues habría que repasar hemerotecas para ver si lo habían hecho en alguna ocasión, del tema WOT´S…UH THE DEAL, del disco, puede ser el menos valorado de los FLOYD, en toda su historia, OBSCURED BY CLOYDS. Un pequeño vistazo a sus orígenes.

WEARING THE INSIDE OUT, escrita por WRIGHT, parece ser una concesión que le otorga para reconocer su valía y querer destacar, de cierta forma, su participación en esta gira.

COMING BACK TO LIFE, sigue a la antes mencionada, con una interpretación sobria, sin grandes alardes.

Replican campanas. HIGH HOPES,  para muchos, la mejor canción FLOYD después de la era WATERS, la que mas transmite viejos tiempos. Excelente, es la palabra para definirla, con un final nuevo, con la guitarra acústica, acompañado de orquestaciones.

Pero ahora, el RAH se viene abajo, voy a escuchar, la mejor canción en directo, que jamás escuché, y dudo, vuelva a oír, suenan los primeros bits espaciales, de una canción, que demuestra, que los FLOYD, no solo fueron un grupo de grandes discos conceptuales, como DARK SIDE, WIS YOU WHERE HERE, ANIMALS, THE WALL, sino, un grupo, que desde sus primeros orígenes, nos hicieron vibrar, con sus viajes interestelares. Aquí se demostró, que por mucho que nos guste GILMOUR y compañía, la gente, esta hambrienta, de escuchar los viejos temas, no tanto DIVISION BELL, ni las obras nuevas, pues cuando se empezaron a escuchar, esos sonidos casi místicos, todos caímos en un estado casi de éxtasis, de vibración, de comunicación, de sentimientos.

ECHOES. Un  portugués, no pudo aguantar un alarido de pasión, ni yo tampoco, nunca, un simple sonido como aquel, me había transmitido tanto. Empezaron esos mas de veinte maravillosos momentos de placer, con el juego de luces espectacular, rememorando las giras FLOYD, con un juego de guitarra y teclados entre GILMOUR Y WRIGHT, una esplendorosa guerra entre los dos, que nos hicieron levantar de los asientos a todo el recinto, con un ovación, que pocas veces recuerdo. Impresionante  el sonido, apoteósico el juego de luces, son las palabras estándar que usamos para revocar esos momentos, palabras exageradas, pero, en este caso, se pueden emplear perfectamente Siempre recordaré este momento.

Se despiden, como es normal, para regresar con los bises de turno.

WISH YOU WHERE HERE. Los primeros acordes, a cargo de MANZANERA, se producen, para después entrar DAVID, e introducirnos en otro momento nostálgico y de cierta forma, de recuerdo, de todos estos seres queridos, que ya no están a nuestro lado. Ojala estuvieseis aquí!.

Un pequeño guiño para CROSBY Y NASH, pues vuelven aparecer, para cantar a capella con GILMOUR, el tema FIND THE COST OF FREEDOM. Parece que el bueno de DAVID, quiere demostrar, que aunque ya le carraspea un poco su voz, todavía guarda esa bella armonía vocal.

Pero la sorpresa mayúscula de la noche, todava no había sucedido, con mi inexistente inglés, escucho a DAVID pronunciar unas frases. Me dirijo a mi compañera, le digo que he entendido que ha pronunciado un nombre. Ella se ríe, pues sabe que no se ni pedir una hamburguesa, pero no, increíblemente, lo entendí bien, señoras y señores, ante nosotros, el camaleónico DAVID BOWIE.

Suena otra atronadora ovación en el RAH.

Se funden en un pequeño abrazo, ahora, otro recuerdo para un viejo amigo, que sin él, nada de todo esto hubiera tenido sentido. Un ser, que siempre, de cierta forma, los FLOYD han tenido en el fondo de sus corazones, quizás por el sentimiento de culpabilidad de abandono. Un ser, también alabado y reconocido por el mismo BOWIE. Va este tema por ti, SYD.

Hay gente que se levanta incluso de sus asientos a bailar, ARNOLD LAYNE empieza a fluir por nuestros oídos, con BOWIE Y WRIGHT a la voz, acompañado de fondo por DAVID. Fascinante escuchar este tema, por estos genios de la música.

El concierto toca a su fin, ha empezado el tema con el que termina sus actuaciones, aunque siempre tienes deseos de escucharlo, también sientes pena, pues sabes ya ha llegado el final.

COMFORTABLY NUMB, la parte vocal de WATERS, es interpretada por BOWIE, con el maravilloso sólo final de guitarra, un poco corto para mi gusto, pero suficiente para deleitarnos a los presentes.

Ha terminado. Salen todos los participantes y saludan al público. Mi cara se llena de satisfacción. He cumplido un sueño.

A mencionar, no recuerdo exactamente en que momento fue cuando DAVID presento a los músicos, la grandísima ovación que recibió WRIGHT., el músico más FLOYD, pues desde su marcha y su poca composición en las últimas obras del grupo, desaparecieron esas maravillosas atmósferas musicales.

DAVID sin ser un gran virtuoso, sabe transmitir como pocos, con su estilo personal e intransferible. Solo me queda la duda, pues no llegue apreciarlo, porque el sonido era buenísimo, si utilizó sonido cuadrafónico.

A la salida me espero para algún autógrafo o foto, mientras mi compañera iba a comprar la camiseta y el programa. Converse unos instantes con una pareja de catalanes, que también habían asistido al concierto.

Desistimos cuando vimos se hacia tarde, nos dirigimos al hotel en metro, pues por las horas, estaba cerrado HYDE PARK.

Mi sensación es que pude ver un concierto camuflado de PINK FLOYD, pues con la sola ausencia de NICK MASON, suplido por DI STANISLAO y con la colaboración de MANZANERA, todos los otros miembros del grupo, han sido los componentes de las dos últimas giras, ya se que los puristas dirán que PARRY no estaba en la primera, pero creo se entiende lo que quiero expresar.

Esto, en mi opinión, demuestra que no han hecho esto por dinero, pues le hubiera sido igual de fácil hacer la gira con el nombre de PINK FLOYD que vende muchísimo más, que con el nombre de GILMOUR.

Alegra saber, que hagan una gira, solo por gusto de ellos propio para disfrutar y no que lo hagan por beneficios económicos, pues no hace falta comentar, las cantidades astronómicas que se barajaban si volvían después de LIVE 8, con, o sin WATERS. Cuesta creer, pero todavía existen sentimientos “medio” humanos.

Amazon
Ebay
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Flickr

© 2014 - 2019   Creado por Rosa Sevilla y Juan de Dios Valdés