top of page

 
POST​

  • Foto del escritorJ. Valdés

Fin a la gira europea de Roger Waters con demasiados incidentes


Foto Ruta Floyd

Anoche mientras media ciudad de Manchester celebraba el triunfo del equipo dirigido por Josep Guardiola en la final de la Champions League en la ciudad de Estambul, porque casi seguro que la otra mitad estaría esperando celebrar su derrota, en Manchester al mismo tiempo Roger Waters se despedía posiblemente, nunca se sabe, de los escenarios en Europa, a la espera para finales de octubre de sus conciertos en tierras sudamericanas.


Y como reflejamos en el título de esta noticia, demasiados incidentes, demasiadas declaraciones, demasiados insultos y demasiados temas ajenos a lo que la música de Pink Floyd se refiere.


Ni queremos hacernos ni detractores ni defensores de Waters en ningún momento, pero esos desvaríos políticos que circulan por su mente, con razón en algunas partes y sin ninguna razón en otras, nunca debería haberlos utilizado con el legado de Pink Floyd.


Alegar que toda su vida ha escrito sobre lo mismo, no es verdad, ahí está la discografía de Pink Floyd para que cualquiera pueda comprobar las letras de sus álbumes.


Si tuviéramos que diferenciar por cronología la carrera de la banda, ni en su primera parte liderada por Syd Barrett, ni digamos en la parte anterior a la publicación de The Dark Side Of The Moon hay cualquier relación a la política ni la guerra, solo en forma puntual en algunas canciones como Corporal Clegg, por citar alguna.


Ni tampoco en su etapa más gloriosa, porque la mayoría habla del comportamiento humano como Dark Side, otro dedicado en gran parte a la figura de Barrett, como Wish You Where Here, otro inspirado en el libro Rebelión En La Granja de Orwell como Animals y The Wall que es casi una catarsis personal, que hace alguna mención a la guerra como Vera o Brings The Boys Back Home, pero para nada es el tema central del álbum.


El único álbum anti belicista y político es The Final Cut, que prácticamente es un álbum suyo en solitario, pero si en una discografía de 12 álbumes manifiesta que siempre ha escrito de lo mismo, pues como hemos comentado, no es verdad.


Lo que si es cierto que en su carrera en solitario es casi totalmente de tema político y bélico, exceptuando The Pros And Cons Of Hitch Hiking, eso es indudable, pero no en su carrera con Pink Floyd.


Utilizar canciones de Pink Floyd con imágenes que no tienen nada que ver con la letra, tampoco ha sido acertado, pero creo que todo eso ha sido perdonado por los fans, porque al fin y al cabo lo que deseamos es pasar un buen momento admirando a uno de nuestros ídolos, aunque cante casi el 90 por ciento del concierto en playback, después habla de como nos engañan los gobiernos y poderes establecidos, parece que él no engaña a nadie.


Por eso desde su salida de Pink Floyd, su gira The Pros And Cons fue casi un desastre de público anulando bastantes conciertos, en su gira Radio Kaos casi igual, incluso teniendo que anular la gira australiana, para su álbum Amused To Death no tuvo ni gira por los malos presagios si la hubiera hecho por su mala venta, como en la mayoría de su carrera en solitario en el aspecto de ventas, por lo que parece que a lo mejor a los seguidores de la banda, no les gusta tanto sus pensamientos políticos, pero no por ello a mi, personalmente me encanta su carrera en solitario y después su gira In The Flesh pasó sin pena ni gloria.


Su resurgir para las grandes masas fue a partir del 2006 con la gira The Dark Side Of The Moon y con la apoteósica gira The Wall.


Aunque es cierto que siempre en sus conciertos en solitario ha ofrecido en su repertorio temas de Pink Floyd, tuvo que empezar a utilizar los álbumes integros de Pink Floyd para acercar otra vez a la audiencia otra vez a sus conciertos, ya que desde la gira In The Flesh apenas tocaba un par de canciones en solitario.


Pero su radicalización ya desde la gira Us + Them ha sido notoria, ya empezando a tener problemas, agravándose ahora con su actual gira.


Acusarlo de antisemita es una estupidez, porque por defender la causa palestina no te convierte para nada en antisemita, si por ello fuera, creo que habría muchísimos en todo el mundo.


Pero su aparición ante el consejo de la ONU como si fuera emisario de Rusia, ha encendido todas las mechas, porque cuando nunca había tenido problemas en sus conciertos disfrazado de nazi, ahora los tiene, cualquier imagen que utiliza como la de Ana Frank, se distorsiona más de lo que debería ser y cualquier comentario suyo, está en el punto de mira, hasta ser investigado por el gobierno alemán y ahora el estadounidense.


Y para dar mas color al asunto, es verdad que Polly Samson la mujer de David Gilmour hace unos meses realizó unas manifestaciones sobre Waters en Twitter totalmente gratuitas, aunque sea verdad o para ella si que sean verdad, creo que esta mujer tiene bastante madurez para saber que cualquier palabra suya la van a utilizar como si fuera de su marido, pero la contestación a ello de Waters en el pasado concierto de Londres, aludiendo que como deber ser despertar cada día a lado suyo, han sido más que vulgares, recibiendo una contestación de David Gilmour con una foto, siendo mucho más elegante.



Pero con todo ello, arrastra a sus seguidores, haciéndonos partícipe de sus ideas y confundiendo al público en general que no es asiduo ni le gusta Pink Floyd al pensar que los que asistimos a sus conciertos tenemos sus mismas ideas.


Como ejemplo, hace unos días me ofrecieron de una importante emisora de radio una entrevista, la cual denegué con toda la educación, porque estaba casi seguro que iban hacerme una encerrona empezando con preguntas sencillas sobre el grupo para cambiar a preguntarme sobre Waters y sus problemas, si los seguidores somos iguales, etc, dejándome completamente vendido.

No, señor Waters, si usted desea hablar de política, anuncie que en sus conciertos solo se escucharán sus canciones de su carrera en solitario o como máximo de The Final Cut, pero no utilice canciones que no tienen ninguna temática para sus propios pensamientos y denuncias.


Personalmente, me ha encantado esta gira, incluso más que la última, The Final Cut es de mis álbumes preferidos, su última grabación, es de mi agrado y aunque muchos seguidores se han quejado de que ha utilizado muchas canciones de este último álbum, soy de los que he estado muy contento de escuchar nuevos temas.


Con todo esto quiero comentar que para nada es una crítica, ni soy detractor ni defensor, solo comento unos hechos que han acontecido y que debería corregir para el respeto entre todos.


Y ahora que todos los sudamericanos puedan disfrutar de este gran concierto, aunque allí no será como los ofrecidos en Estados Unidos y Europa con un escenario central en recintos cerrados, sino todo lo contrario, en recintos al aire libre y con un escenario normal.


Que lo pasen bien!!



Noticias Ruta Floyd

Comments


bottom of page